Esta es la historia de una bruja que era guapa

19/10/2010

 

Era tan guapa que no asustaba a nadie.

Ella se esforzaba, pero a nadie le causaba nada de miedo.

Tenía el pelo un poco rubio y un poco castaño, los ojos eran verdes y enormes y la nariz era de bruja. Como todas las narices de bruja, con un pequeño bultito en la parte superior.

Cuando le tocaba un poco el sol, para empeorar la situación, le salían unas simpáticas pequitas que la hacían más guapa todavía.

Si bien esa nariz le permitía pertenecer con pleno derecho al sindicato de brujas, el resto no le acompañaba.

– eres demasiado guapa para ser bruja, le decían las otras brujas. Una buena bruja tiene que ser morena y tener verrugas con pelos y los ojos negros para asustar a los niños.

– pero mi nariz es de bruja, respondía la niña. Eso ya tendría que ser suficiente para atemorizar a la gente.

Pero no había manera, ella intentaba dar sustos y poner cara de mala, pero era una bruja buena y en lugar de asustar, la gente se enamoraba de ella.

Pero ella no le gustaba nada su aspecto, porque ella quería ser bruja. Una bruja fea y maligna.

Un día conoció en una fiesta a un pirata. Era guapísimo. Tenía el pelo largo, rubio como ella y llevaba en el cinto una enorme espada.

Se enamoró perdidamente de él.

Y el pirata de ella.

– ¿ A que te dedicas? le preguntó la bruja.

– soy un pirata y surco los mares con mi fragata pirata y mi bandera de calavera, pero no asalto a los barcos ni mato a la gente porque soy un pirata bueno.

– ¿Los piratas pueden ser buenos? Siguió preguntando la bruja guapa.

– No todos, respondió el pirata. A mí ya me gustaría ser malo y malvado, pero no lo consigo. La gente me cae bien y enseguida me hago amigo de todo el mundo. Fíjate, hoy me han invitado a esta fiesta de cumpleaños porque les caigo bien.

–  ¿ Y tu eres una bruja, verdad? Preguntó esta vez el pirata bueno. Pero se supone que las brujas asustan a los niños y son más feas que quicio. Y tu eres la bruja más hermosa que he visto en toda mi vida.

Y la besó.

Cuentan los que los conocieron que a veces, en las noches de luna llena, se puede ver en el horizonte, muy lejos, muy lejos, un barco pirata surcando los mares en busca de la tierra del mundo al revés.

Y en la bandera, en lugar de una calavera pirata, hay dos corazones atravesados por una flecha.

( Este cuento que suena tan inverosímil, pero que no tengais ninguna duda de que es del todo cierto, está dedicado a una de las brujas más hermosas que he visto en mi vida. Y tú, ya sabes que eres tú.)

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: